Avisar de contenido inadecuado

Cuentos grabados

{
}
Alpes suizos
 

Hay unos cuentos que andan perdidos en los recuerdos de mi infancia, cuando aún al ser niña, el viento revolvía mis cabellos sin enredarlos. Los cuentos estaban siempre esperando a que mi padre abriera la puerta de su imaginación, y cuando la abría se quedaban mis manos quietas descansando en mi regazo.

Eran cuentos aliados a mi inocencia, enredados en la mirada de mi padre cuando extasiado nos miraba a mi hermana a mí, escuchando sus fantasías.

Quizás el mejor fue aquel que un día nos contó mirando al vacío y cuyo final decía; las lágrimas son saladas, si algún día lloras prueba una y te acordarás.

Recuerdo la primera vez que lloré. Lo recordé y ese sabor se quedó impregnado entre las palabras que ya ausentes se marcharon junto a su presencia.

Pero no hay ningún amanecer que no sea adornado con el tono de su ausente voz. No hay ningún horizonte en el que al final no esperan sus manos.

Sólo hay un inventario preciso de todo aquello que se quedó grabado en mi memoria. Me enseñó lo justo, lo sé porque cuando lo he necesitado he aprendido de aquello que quedó grabado.

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuentos grabados

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre