Avisar de contenido inadecuado

Diez años no es nada.

{
}

 TAGS: 

Fuimos quizás, cómplices del dolor por unos segundos.

Soy capaz de recordar vagamente el impacto del 11 M. Recuerdo mi móvil sonando, llamadas y sms de amigos y amigas que fuera de Madrid, al ver la noticia pensaron en mí, recuerdo mi impotencia al no poder ir a Atocha a ayudar, ya que el día anterior el día 10, supe que estaba embarazada de mi segunda hija, y no me dejaron ir.

Recuerdo lo que lloré sola y encerrada en mi casa, recuerdo el abrazo que le di a mi hija la mayor cuando la recogí del colegio.

Pero lo que nunca podré olvidar, es el 12 M.

En Madrid el silencio era sepulcral. Por la calle, en las tiendas, en el metro; ausencia total de palabras, y si alguien hablaba lo hacía en voz baja, y sin embargo, nunca los desconocidos éramos capaces de mirarnos a los ojos de aquella manera.

Es increíble ahora, cuando piensas los motivos por los que sucedió todo aquello, darte cuenta que miles de vidas se quedaron atrapadas en la estupidez de algunos dirigentes, que ahora siguen llamando la atención a su manera.

Somos gotas de vida capaces de evaporarse en un segundo, somos presas del paso del tiempo; diez años no son nada si nos hemos dedicado a trabajar y ver crecer a nuestros hijos, pero diez años son siglos de sufrimiento, si hemos perdido parte de nuestra vida y futuro en ellos.

En estos casos odio la poesía, y me resbala la prosa, supongo que en estos casos, la realidad habla por sí sola.

Escribo tarde, lo sé, pero el luto todos los años para mí es mañana, el 12 M; ese día fue cuando de verdad entendí al silencio, jamás imaginé que la ausencia de palabras, pidiera a gritos a la soledad, una caricia efímera y eterna al mismo tiempo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Diez años no es nada.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre