Avisar de contenido inadecuado

Ana Belio en Máter

4/05/2011

Sin ti

 

Avanzar cuando la luz de la mañana te quiere acariciar, y al hacerlo casi no te das cuenta, parar al asomar la oscuridad en ese momento que tus ojos desean ser la simbiosis perfecta del atardecer, y que cuando llega el ocaso, sabes que la vida se desploma ante tus ojos, lloras, duermes, renaces porque siempre vuelve a amanecer.

 

Y te besa el silencio que reina entre las cuatro paredes...

2/05/2011

Cantarle al mar

 

Muy fácil era al cerrar los ojos, oler la pólvora que tantos sentimientos había quemado.

 

Demasiado difícil no echar de menos lo perdido, aprender a amar en tiempos revueltos había sido la huella más pronunciada en su interior, y la más invisible en su piel; sólo quedaba sentarse frente al mar, cerrar los ojos y escuchar a las gaviotas, las únicas compañeras del viaje, y después......

27/04/2011

Turista accidental

 

Acabo de llegar. He volado hacia aquí sin mirar el paisaje, creo que realmente deseaba no mirar atrás, y no lo he hecho.

 

Mi compañero de asiento ha sufrido una de esas fobias de las alturas, miraba de reojo  las nubes que acariciando las ventanillas, te obligan a mantener los píes pegados al suelo del avión; se me ha ocurrido mirar con descaro por debajo de las nubes, y el océano me...

12/04/2011

Los versos más tristes.

 

La poesía más bella

 

nunca se ha escrito.

 

Los versos más tristes

 

necesitan más lágrimas.

 

A mi beso, le falta tu voz

 

al amanecer, le sobra calor.

 

Tu ausencia, se llena aquí

 

frase a frase.

 

Y  la huella de mis dedos,

 

ya reconoce tu nombre.

 

Tus sábanas lloran cuando no estás

 

sé como consolarlas, si estás antes de...

10/04/2011

No soy nada

Era más que un callejón sin salida. Resultaba fácil fijarse en los detalles, ésos que pasan desapercibidos cuando un muro mata el callejón; entonces los píes no avanzan, se desdibuja el horizonte que a pesar de todo, continúa al alzar los ojos por encima del muro, la mirada es ciega ante el miedo.

 

Entre sus manos reposa un deseo, es tan fuerte, que trepa desde la oscuridad hacia el muro,...

7/04/2011

Lo que espero de ti

 

Deseo encontrar a alguien que no haga preguntas, que al abrazarme no necesite que mañana siga a su lado, quizás porque es la forma más segura de que mañana me vuelva a encontrar.

 

No puedo ya ser la posesión de nadie, al menos de forma eterna, me sucede desde que la confianza y el respeto, ya nada tienen que ver con el amor y el sexo, no soporto que me espíen el móvil, no quiero saber...

31/03/2011

El aíre huele a tu nombre.

 

La calle de las emociones, era imperceptible, se mantenía en un rincón privilegiado, resguardada sin llamar la atención.

 

El aíre era tímido, pero albergaba un inventario colosal de emociones, solo ella sabía reconocerlos en ese callejón.

 

Miles de miradas pasaban de largo, había algunos saludos que nunca se pronunciaban, el asfalto que la rodeaba, robaba emociones, sentimientos y en...

22/03/2011

Narrando

Eres tan lejano, como la necesidad de ahogarme en este espacio. Me acuesto sobre tu sombra, te observo con total complacencia, y estás tan ausente, que no observas que en la oscuridad cuento todos los pliegues de tu piel.

Alimentas tu libertad, te sientes poderoso en las cuatro paredes de tu casa; si sabes interpretar una mirada…¿qué pasará cuando te encuentres con mis ojos?

Lo podrás...

18/03/2011

Te miro

 

Te miro, todavía te veo, te oigo, todavía te escucho.

 

Soy capaz de sentir aquella mirada tuya cuando en el metro de hace años, nos dirigíamos a Cuatro Caminos. En la calle Doctor Santero, a la que llegabas a penas a unos pasos desde la salida del metro, siempre mirabas las mismas cosas, en tus ojos había una mezcolanza de recuerdos que se perdían entre callejuelas que escondían el eco...

16/01/2011

Fue Ayer

 

La calle empedrada podría lastimar sus píes, pero sus deportivas amortiguaban las huellas.

 

Caminaba en silencio sin fijarse en nadie, no deseando apreciar cualquier detalle como otras veces, que al andar era capaz de evaluar hasta el más mínimo roce.

 

Seguramente hoy el atardecer teñía las calles por las que casi corría, como todos los días, pero su mirada absorbía el duro asfalto, y...