Avisar de contenido inadecuado

Montañas

{
}

Montañas

 

Estaba medio dormida, quería aliarse con el otoño, pero éste se resistía a renacer.

 Quizás en alguna narración clásica, con descripciones de paisajes londinenses, podía encontrar consuelo, cuando a solas, buscaba en su biblioteca.

 Blanco y negro, lo más dulce era un compendio perfecto entre esos dos colores; estaban asociados a lo antiguo, al sabor de un beso cuando el erotismo todavía no se confundía con pornografía, cuando el sol calentaba sin hacerse preguntas a sí mismo.

 No se atrevía a mirar hacia otro lado, pero sus ojos sin querer, miraron hacia todo lo ancho del paisaje; las montañas la dejaron sin aliento, estaban osadas mirándola, y casi se adueñaban de sus pasos, como si quisieran grabar las huellas que dejaba en todos los caminos que llevaban hacia ellas.

 En ese momento sintió la libertad, disfrutó del silencio de su voz, de la soledad que sus píes marcaban en aquel camino desconocido, y entendió por unos breves instantes, a todos aquellos que nunca la entendieron.

Y por un momento ella misma fue parte de la cima de la montaña que estaba mirando, y por un instante que parecía no tener fin, se integró al paisaje.

 Ahora deseo dormir, pensó; ahora necesito entender que la montaña me ha mirado a mí, antes de que yo buscara su grandeza.

{
}
{
}

Comentarios Montañas

Fueron las montañas. Pero pudo ser igual el cielo, la brisa o una flor. Sólo necesitaba algo de color enfrente de ella para saber que seguía viva y que necesitaba contar.
Incluso, estoy seguro, que desde ese momento sus besos fueron en color.
Un beso, Ana. O dos.
Hisae Hisae 28/09/2010 a las 21:58
mira anna leerte es algo especial en este das como una serenidad es como querer encontrarse uno o dar paz con su entorno o ayer no se yo me gusta tu forma de relato aclara y no veo violencia ni tampoco para mi es especial eso no una amargura profunda soy algo tristona es genetico luego soy dinamica tengo genio cada vez menos pero en las cosas cotidianas la verdad no soy una ardilla soy cachazuda tambien mi madre lo era y todo se pega lo llevaremos y lo vamos soltando con cuentagotas al trascurrir del tiempo sin quererlo siquiera
Muy bello Ana, he sentido la metamorfosis, la transformación, la confusión, la personificación de la naturaleza.
Felicidades
Sentimientos entrelazados ... la naturaleza permitiendote adueñarte de su grandeza ... por unos breves momentos
Haces silbar al viento ...
Mi cariño ...

Deja tu comentario Montañas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre