Avisar de contenido inadecuado

La voz del silencio

{
}

La voz del silencio

 

Casi en un clamor, las olas se rompían en los acantilados. La noche impedía ver la belleza del océano, su manto oscuro cubría la soledad de la arena, pero la voz del agua conseguía disfrazar ese silencio, hasta el extremo de imaginar por unos instantes, que todo estaba bien, en su sitio, todo inamovible encajando en un hueco vacío de la realidad, incluso el faro, aparecía en perfecta simbiosis con ella, como una bella postal para enviársela a los recuerdos dormidos.

 

Y se hizo cada vez más profundo el silencio.

 

Y sin hacer absolutamente nada, todo se formaba entre tanta quietud, el camino al nacimiento de la luz, se acortaba en un lento goteo.

 

Cerrando los ojos, incluso el viento se hacía cómplice, que después de acariciar el agua, daba respuestas dejando aromas salinos en la piel, y sabores casi dulces en los labios.

 

Nacen ilusiones cuando la locura te habla o te engulle por completo, y se muere el miedo, cuando la cordura sabe darle la mano aunque apriete demasiado los dedos, porque ellos son los únicos que saben huir.

 

 
{
}
{
}

Comentarios La voz del silencio

hija de verdad......qué talento tienes¡¡¡¡

me quedo boquiabierta leyendo.....eres la número one y siempre lo serás¡¡¡¡

besos anna¡¡
Los silencios dicen mucho más que las palabras ...
Me quedo con el sabor ... el olor ... el viento ... las olas rizadas ... de tu mar
Un abrazo
María.
Marle, siempre estás ahí. cómo te echaba de menos.

Un fuerte abrazo.
anna anna 06/04/2010 a las 22:32
Bienvenida a mi blog, me gusta ncomo escribes.

Bss
anna anna 06/04/2010 a las 22:33
Me he permitido añadirte a mis contactos ...
... será un placer disfrutar de tus escritos
María.
Y te he aceptado, ha sido agradable encontrarte a través de nuestro vagamundos.

Un beso María.
anna anna 06/04/2010 a las 22:39
Confundimos el silencio con la soledad, pero eso no es cierto... Estoy seguro que la arena, jamás está sola.
Eso si, cuando mi locura me habla, jamás me dice cosas buenas.
Un beso, Ana. O dos.
Hisae Hisae 07/04/2010 a las 19:43
Mario...a mí, mi locura me dice aquello que no deseo escuchar, por eso abro bien los oídos cuando llega.

Miles dulce Mario.
anna anna 07/04/2010 a las 20:32

Deja tu comentario La voz del silencio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre